Comprar una vivienda conlleva una serie de gastos asociados que incrementen finalmente el “precio” de la compraventa. Gastos de Notaría, Registro, gestoría y sobre todo los temidos impuestos, como es el caso del impuesto de transmisiones patrimoniales, son partidas que en definitiva computan como gasto para el adquirente.

En la actualidad, aquí en Andalucía, el impuesto de transmisiones patrimoniales por la compra de bienes inmuebles asciende a un tipo genérico del 8%. Sin embargo, hay excepciones que podrían hacer rebajar dicha cantidad a un 7% (introducido en enero de 2019) o incluso al 3,5% siempre que cumplamos los requisitos legalmente establecidos.

Para saber si podemos acogernos a dichos tipos reducidos debemos acudir al art. 35 del Decreto Legislativo 1/2018, de 19 de junio, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de tributos cedidos, en el que se reflejan los siguientes tipos:

  1. a) Se aplicará el tipo del 7 % siempre que el inmueble se destine a vivienda habitual del adquirente y que el valor real de la misma no sea superior a 130.000 euros.
  2. b) Se aplicará el tipo del 3,5 % siempre que el adquirente sea menor de 35 años, que el inmueble se destine a su vivienda habitual y que el valor real de la misma no sea superior a 130.000 euros.
  3. c) Se aplicará el tipo del 3,5 % siempre que el adquirente tenga la consideración de persona con discapacidad, que el inmueble se destine a su vivienda habitual y que el valor real de la misma no sea superior a 180.000 euros.
  4. d) Se aplicará el tipo del 3,5 % siempre que el adquirente tenga la consideración de miembro de familia numerosa de acuerdo con lo previsto en la Ley 40/2003, de 18 de noviembre, de Protección a las Familias Numerosas, o norma que la sustituya, que el inmueble se destine a vivienda habitual de su familia y el valor real de la misma no sea superior a 180.000 euros.

Sin embargo, no siempre adquirimos una vivienda de forma individual, sino que la adquirimos con nuestra pareja con vistas a un futuro a largo plazo, lo que podrá hacer que ambos nos beneficiemos del tipo reducido si estamos casados o inscritos en el Registro de Parejas de Hecho de Andalucía, aunque sólo uno de los dos cumpla el requisito de la edad o la discapacidad, tal y como explica el art. 35.2 con el siguiente tenor literal: “En caso de que el inmueble fuese adquirido por varias personas, el tipo de gravamen reducido se aplicará a la parte proporcional de la base liquidable correspondiente al porcentaje de participación en la adquisición del adquirente que cumpla alguna de las condiciones previstas en el apartado 1. No obstante, en los supuestos de adquisición de vivienda habitual por matrimonios o parejas de hecho, el requisito de la edad o, en su caso, de la discapacidad deberá cumplirlo, al menos, uno de los cónyuges o uno de los miembros de la pareja inscrita en el Registro de Parejas de Hecho previsto en el artículo 6 de la Ley 5/2002, de 16 de diciembre, de Parejas de Hecho, no aplicándose lo establecido en el párrafo anterior.”

En este sentido se han pronunciado desde la Dirección General de Financiación y Tributos en diversas consultas vinculantes que se les han realizado, como la 07/2016 de 14 de septiembre de 2016 o la 08/2018 de 23 de abril de 2018.

En cualquier caso, no debemos olvidarnos del resto de requisitos para poder acogernos a estos tipos reducidos sin miedo a las temidas liquidaciones complementarias de Hacienda, que derivan de la consideración del inmueble como vivienda habitual, y que serían los siguientes:

– Que el inmueble se habite por el comprador en un plazo máximo de 12 meses.

– Que el comprador resida allí durante al menos tres años.

En el caso de que cumplamos todos los requisitos anteriormente señalados podremos acogernos a los tipos reducidos ya expuestos y así ahorrar sensiblemente en la compra de nuestra vivienda.

 

 #SalvadorMartínAbogados